España es el país del euro que menos gastó el año pasado para hacer frente a la crisis, según el BCE