España aumenta su importación de gas ruso pese a la guerra en 2022 mientras reduce su vínculo energético con Argelia