Escrivá reconoce que recortará las pensiones de los 'baby boomers', nacidos entre 1950 y 1975