En España faltan 66.000 plazas de residencia para cumplir con lo recomendado por la OMS