El secreto del milagro portugués en la gestión de la pandemia del coronavirus