El respiro llega a las residencias andaluzas tras 12 meses de aislamiento y más de 2.500 muertes