El repunte del IPC obligará a la Seguridad Social a pagar 2.000 millones a los pensionistas