El plan de choque del Gobierno para dependientes fracasa en su primer año