El nuevo acuerdo de pensiones no es más que un nuevo paquete de recortes, otro proyecto de privatización de las pensiones públicas y una nueva traición a los pensionistas