El millar de asesores del Gobierno supondrá un coste inédito de 55 millones en los Presupuestos