El incremento de contagios y hospitalizaciones tras las ferias de Sevilla y Córdoba enciende las alertas