El holandés ING se libra de pagar 70 millones tras ser eximido del impuesto del Gobierno