El Gobierno afronta el segundo bloque de la reforma de pensiones bajo la atenta mirada de Bruselas