El gasto en pensiones contributivas se sitúa en el 11,7% del PIB