El gasto del Estado en intereses de la deuda se disparó un 17% antes de la subida de tipos