El FMI dibuja un escenario global muy adverso y no descarta que se caiga en recesión