El filtro telefónico y la falta de personal complican el acceso a citas presenciales en centros de salud