El diésel se sitúa en una media de 1,85 euros, un 46% más caro que hace un año