El confinamiento empeoró significativamente el estado de las personas con deterioro cognitivo