El colapso de la sanidad pública arrastra a la privada: se disparan los seguros de salud