El bajo porcentaje de población contagiada favorece la amenaza de un nuevo brote explosivo de COVID-19