El aumento de altos cargos en Andalucía rompe la estrategia de Feijóo contra Sánchez