El auge de los pinchazos altera la manera de vivir el ocio nocturno: "Existe un pánico general por lo que te puedan inyectar"