El ascenso de Dolores Delgado: un blindaje de la fiscal general con precedentes pero sin rango de ley