Dos áreas sanitarias de Sevilla estarían entre las de mayor presión asistencial del país