Directores de Servicios Sociales advierten de que 35.000 dependientes han fallecido este año en lista de espera