Desalojan a 62 personas que habían quedado en una playa de Tenerife para propagar el coronavirus