Crecen las voces que piden la vacunación obligatoria para los trabajadores de las residencias