COVID-19 en centros residenciales de personas mayores: la equidad será necesaria para evitar nuevas catástrofes