Cinco indicadores que permiten vislumbrar (con cautela) el final de la pandemia en España