Cerca del 78% de las residencias de mayores andaluzas están en manos de empresas privadas