Cómo la digitalización de la banca, la limitación de servicios y el cierre de sucursales discriminan a las personas mayores que no saben usar su versión online