Así está la sanidad pública andaluza tras una pandemia y un gobierno neoliberal