Andalucía, una de las comunidades con más suicidios y la que menos psicólogos tiene en salud pública