Andalucía contabilizó en la segunda ola casi el triple de muertes en geriátricos que durante la primera