Al menos 8.353 mayores usuarios de residencias han muerto en España desde que comenzó la pandemia