Ahorrando energía entre el 'seny', el 'sentidiño' y el mercado