Agentes sociales y sindicales denuncian «el desgobierno absoluto» de la sanidad pública andaluza