Adiós a la mascarilla: primer país que abraza la normalidad