Aún hacen falta hasta 63.000 plazas en residencias para absorber la lista de espera de la dependencia