100.000 personas no pueden salir a la calle porque viven en edificios que no son accesibles